“Indignados” y globalizados (17 10 11)

Posted on 17 octubre, 2011 | Deja un comentario

El movimiento de “indignados” alcanza una escala mundial

En 82 países hubo marchas exigiendo cambios estructurales en la política

.

.

MADRID.- Nuevamente fue la plaza de la Puerta del Sol, en la capital española, el epicentro del conjunto de movilizaciones que han recibido la poco precisa designación de “indignados”, en un nuevo aniversario del 15 de mayo, cuando por primera vez surgió esta espontánea manifestación de repudio a la manera en que los gobiernos –principalmente los europeos- estaban enfrentando la crisis.

La diferencia más notoria, además del aumento de caudal de gente que marchó hacia el centro de Madrid, fue la réplica de la marcha en diferentes conglomerados urbanos, desde las magalópolis japonesas y norteamericanas, hasta las ciudades medianas de Australia y Nueva Zelandia, cruzando por las principales capitales latinoamericanas y, por cierto, por prácticamente todas las grandes ciudades europeas, con el liderazgo de Madrid y Barcelona.

Con algunas concentraciones que rondaron el medio millón de personas, en 951 ciudades de 82 países el movimiento de protesta que reúne a diferentes colectivos sociales detrás de una búsqueda de espacios políticos más amplios y transparentes, ratificó este fin de semana que no quedará limitado a un fenómeno puntual de la juventud española, sino que hay un sentimiento generalizado de que el rumbo y la estrategia diseñada por la élite dirigente para afrontar la profunda crisis económica que golpea al sistema capitalista, está siendo cuestionado desde las bases en diferentes latitudes.

En la Puerta del Sol, y como en las dos concentraciones masivas anteriores, el centro de las críticas fue la clase política –sin distinciones de ideologías y partidos- y la gran banca concentrada, que ha logrado evitar los golpes más fuertes de la crisis merced a los salvatajes ordenados por los gobiernos y financiados con dinero público.

Las consignas coreadas por la multitud se mostraron durante esta tercera concentración muy enfocadas en un cambio de sistema; pero, a pesar de remarcar el hecho de que la democracia necesita de una imperiosa revisión, sigue sin haber en el planteo de los “indignados” propuestas alternativas de fondo.

Esta carencia ha llevado a algunos políticos a considerar despreciativamente al movimiento, como el ex presidente del gobierno español, José María Aznar. Aznar, del derechista Partido Popular, declaró ayer que los “indignados” sólo son una expresión de la “extrema izquierda marginal anti sistema”, sin mayores repercusiones, ya que “su representatividad no es importante en la vida española”.

Roma violenta

La capital italiana mostró una faz distinta del globalizado movimiento de los “indignados”, cuyas marchas multitudinarias transitaron en general de manera pacífica en casi todo el mundo.

En Italia, en cambio, la jornada de protesta convirtió a Roma en escenario de una batalla campal, causando uno de los peores disturbios de los últimos años.

Mientras el premier Silvio Berlusconi se enfrentaba a un nuevo voto de censura en el Parlamento –que nuevamente logró sortear- el descontento social llevó a un sector a enfrentarse a la policía y a establecer barricadas, incendiando contenedores de basura y automóviles.

Con daños estimados en más de un millón de euros, el estallido de violencia fue contestado con represión, y Berlusconi sostuvo que los responsables “deben ser identificados y castigados”, sin hacer ni una sola referencia a los altos índices de desocupación, parálisis política y al severo plan de austeridad que genera cada día mayor controversia en el país.

América latina se suma

Después del revuelo mundial provocado por el movimiento Occupy Wall Street, en el corazón financiero norteamericano, la jornada del sábado también sumó a la protesta mundial de los “indignados” las marchas en diferentes ciudades latinoamericanas.

Además del discurso global de protesta contra la falta de calidad democrática y el desbalance en las maneras de enfrentar la crisis, en América del Sur las movilizaciones fueron aprovechadas para apuntar a reclamos locales.

Entre las que lograron mayor convocatoria estuvieron las mexicanas. México vivió marchas en 15 estados, además de una multitudinaria en la capital.

En Brasil, la mayor concentración se desarrolló en San Pablo, un distrito donde la oposición al gobierno federal es fuerte, pero también en Rio de Janeiro y Brasilia.

Otras marchas se agruparon en situaciones tan disímiles como República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, Honduras, Panamá, Santiago de Chile y Asunción del Paraguay.

En Argentina un festival

Aunque no alcanzó la dimensión de otras concentraciones en América latina, en la capital argentina también se replicaron las marchas de descontento anti sistema, con una agenda local marcada por un clima festivo y artístico.

Varios centenares de personas se concentraron frente al Congreso Nacional, con banderas de diferentes nacionalidades, a los que se agregó una bicicletada familiar y diferentes actividades artísticas, en una jornada que más que un reclamo duro de protesta tuvo un ambiente de festival.

Contribuyó a ese clima el que la movilización coincidiera con la concentración de la comunidad boliviana en Buenos Aires, que celebraba por las mismas calles la fiesta de la virgen de Copacabana, patrona del país vecino.

A menor escala, se convocaron marchas en La Plata, Rosario, Mar del Plata, Mendoza y Tucumán. La ciudad de Córdoba aportó también su propia columna.

.

.