Los “indignados” terminan favoreciendo a la derecha en España (23 05 11)

Posted on 22 mayo, 2011 | Deja un comentario

 La revuelta juvenil española decide ignorar las elecciones

Las asambleas se expanden a varias ciudades, aunque no se define su continuidad     

.

.

MADRID.- El acontecimiento político más original que vive Europa en estos días, la movilización popular y espontánea de miles de personas –mayormente jóvenes- que comenzó el domingo 15 de mayo en la madrileña Puerta del Sol, ha ignorado la jornada electoral de ayer, que dirimió la mayoría de gobiernos autonómicos y la totalidad de los municipales en España.

Las concentraciones de jóvenes (a los que se sumaron desocupados, trabajadores precarios, profesores, empleados públicos, jubilados, y muchos ciudadanos descontentos con el manejo que el gobierno ha hecho de la crisis económica), comenzaron con consignas antisistema y por los ya usuales canales de las redes sociales por internet, y tuvieron una respuesta multitudinaria que se dio, además, en coincidencia con el último tramo de la campaña electoral.

Si bien todas las encuestas y mediciones previas anticipaban una victoria de la oposición del derechista Partido Popular, no estaban claras las consecuencias que podría traer la irrupción del movimiento de los “indignados”, que en la variedad de las demandas planteadas en las asambleas pedían “votar contra todos” mediante el voto en blanco o nulo. Las tendencias previstas en los sondeos preelectorales, sin embargo, se han confirmado, otorgando una victoria arrolladora a la oposición, por lo cual la incidencia de las concentraciones y las acampadas en las plazas céntricas de las principales ciudades españolas parece haber sido marginal en la tendencia de los votantes.

Por su parte, tampoco los integrantes de los campamentos han seguido con ningún interés los resultados parciales del escrutinio en la tarde de ayer, donde las asambleas seguían discutiendo unas agendas de temas abiertos (desocupación, precariedad laboral, jubilaciones, relación Estado-Iglesia, costos del ajuste económico estructural, etcétera), ignorando los resultados parciales que se difundían por los medios de comunicación; coherentes quizás con una de las consignas que pueden leerse en las originales pancartas de la plaza: “no estamos contra el sistema, pero el sistema está contra nosotros”.

De estas asambleas, también salió anoche la resolución de los “indignados” de permanecer en la ocupación de la Puerta del Sol, “como mínimo” por una semana más, en reclamo de “un cambio político y social” de raíz.

El principal problema que manifiesta el movimiento es que esta demanda de cambio no termina especificándose aún en una agenda de políticas específicas, que puedan presentarse a las instancias gubernamentales para su aplicación.

De momento, el nivel del discurso –que se autodenomina “revolucionario”- sigue estando en el reclamo principista. Reivindica una “sociedad nueva”, que dé prioridad a las personas por encima de los intereses económicos, un cambio en la conciencia social. Pero si no logra traducir este discurso hacia un plano más pragmático, el movimiento corre el riesgo de diluirse en su misma vaguedad.

Algo similar ya ocurrió en 2005, con la ola de protestas juveniles que recorrió los suburbios parisinos (la “banlieue”), protagonizadas por jóvenes desencantados, franceses descendientes de inmigrantes africanos recientes, que alcanzó cotas altas de movilización pero que ante la carencia de estructura o programa, terminó diluyéndose.

.

en Twitter:   @nspecchia

.