Horror Caribe: Wikileaks devela los papeles de Guantánamo (27 04 11)

Posted on 27 abril, 2011 | Deja un comentario

Guantánamo al descubierto

ESTUPOR MUNDIAL POR LAS REVELACIONES SOBRE LA PRISIÓN ILEGAL ESTADOUNIDENSE EN CUBA. ADOLECENTES OBLIGADOS A ALISTARSE POR LOS TALIBANES ENCERRADOS DURANTE AÑOS, SIN CARGOS NI POSIBILIDAD DE DEFENSA. LOS PROPIOS MANDOS MILITARES HABÍAN INDICADO SU NULA PELIGROSIDAD

.

.

En una nueva filtración del material clasificado y secreto que ha decidido divulgar a través de una selección de medios de prensa muy confiables, la organización no gubernamental Wikileaks ha puesto a disposición del público algunas fichas militares de los presos islamistas retenidos en la base estadounidense de Guantánamo, que por su tono y contenido han despertado la indignación mundial.

La prisión de Guantánamo, en la bahía del mismo nombre de la isla de Cuba que se encuentra ocupada por el ejército estadounidense, fue creada por el ex presidente George W. Bush para alojar presuntos terroristas islámicos, cuya peligrosidad fuese considerada tan alta que la seguridad norteamericana se viera en riesgo si se los introducía en el territorio nacional.

En realidad, la extraterritorialidad de la cárcel la ubicaba en un limbo jurídico, y daba lugar al tratamiento de los presos por fuera del sistema de equilibrios y derechos que establece el sistema jurídico estadounidense.

En un extremo de estas posibilidades, estaba el obtener información vital para la “guerra contra el terrorismo” que comenzaba la Administración Bush, inclusive mediante la aplicación de torturas físicas y psicológicas a los detenidos.

El secuestro de personas en diferentes partes del mundo, la ignorancia de la Convención de Ginebra por parte de los servicios secretos norteamericanos, el traslado de los presuntos terroristas a Guantánamo en vuelos secretos –que violaban las leyes humanitarias de los países por los que atravesaban o en los que aterrizaban para reabastecer combustible-, y la lógica del tratamiento extra legal a los presos, han concentrado la mayor crítica que la pasada Administración republicana recibió por este tema.

Ahora, además, los documentos revelados por Wikileaks ponen en cuestión la propia lógica interna del proceso, al demostrar que la supuesta peligrosidad de los presos no era tal, y que inclusive se encarceló durante años a niños y adolescentes menores de edad, aún cuando los propios jefes militares norteamericanos sostenían que no había razones para mantenerlos en ese estado, y que no serían de ningún provecho para los servicios de información.

Los documentos son demoledores, al sostener que de los 14 menores de edad que se encerró en Guantánamo, los interrogadores sólo creían que 4 podían ser de “riesgo probable”; sin embargo no se los liberó sino hasta años más tarde. En conjunto, los documentos concluyen que los militares descartaron el riesgo de amenaza de casi el 60 por ciento del total de los detenidos. Sin embargo y a pesar de estos informes, los responsables políticos mantuvieron la prisión en funcionamiento.

El presidente Barack Obama prometió, durante la campaña electoral que lo llevó al poder, que cerraría Guantánamo, pero la promesa aún sigue pendiente.

Los médicos, cómplices

El fiscal general de EE.UU., Eric Holder, sostiene que los juicios extraterritoriales en el penal de Guantánamo, criticados por la judicatura estadounidense, seguirán a pesar del golpe que han significado las revelaciones de Wikileaks.

Aunque admitió ayer que la filtración “afectará” las relaciones norteamericanas con sus aliados, volvió a criticar a la ONG.

Una parte muy sensible es la que hace referencia al papel jugado por los médicos en la cárcel que contuvo a menores de edad sin juicio ni defensor desde 2002 y hasta 2009.

Al mismo tiempo que Wikileaks revela que ni los propios militares creían que había motivos para retenerlos, la publicación científica Plos Medicine sostiene que los médicos y psicólogos a cargo de los presos ocultaron evidencia de abusos y torturas infligidas intencionalmente a los detenidos, incluidos a los menores.

.

en Twitter:   @nspecchia

.