El Vaticano y el sexo con niños: Irlanda dice basta (26 07 11)

Posted on 26 julio, 2011 | Deja un comentario

Airada reacción del Vaticano por abusos sexuales en Irlanda

Inédita crisis entre la Santa Sede y uno de los países más católicos de Europa    

.

Monsignore Leanza, nuncio apostólico: El Vaticano habría “aconsejado” a los obispos irlandeses que no entregaran datos de abusos infantiles a la policía.

 

.

Las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado del Vaticano, y entre éste con los demás países, siempre han transitado por canales difusos, permeados por la hábil diplomacia papal, pero en determinadas circunstancias no ha podido evitar el choque de intereses.

El tema de los abusos sexuales y el ultraje a niños por parte de sacerdotes pederastas, es uno de esos temas donde la Iglesia se encuentra cada vez más comprometida, y arrastra con ella también al Estado Ciudad del Vaticano como unidad política en el concierto de las naciones.

La semana pasada, las duras declaraciones del primer ministro irlandés, Edna Kenny, sobre el rol de la jerarquía eclesiástica en el encubrimiento de casos de pedofilia durante todo el siglo XX y hasta fechas tan reciente como 2009, en un país de raigambre católica tan tradicionalista como Irlanda, se ha convertido en un tembladeral para todo el clero local, pero también ha derivado en un enfrentamiento diplomático internacional entre ambos Estados.

El Vaticano anunció ayer que “llamaba a consultas” a Roma a su embajador ante el gobierno de Dublín, el arzobispo Giuseppe Lanza; la salida de los embajadores suele ser el paso previo al rompimiento de relaciones diplomáticas entre dos países.

Los embajadores del papa en los países católicos, denominados Nuncios Apostólicos, tienen un lugar relevante en las representaciones extranjeras, y suelen encabezar el cuerpo diplomático exterior con el carácter de Decanos. En un país como Irlanda, donde el catolicismo tradicionalista permea todas los aspectos de la cultura, el Nuncio de Su Santidad es una figura altamente relevante en la distribución del poder político interno.

El informe que generó la controversia, y las duras declaraciones gubernamentales, se presentó el pasado 13 de junio y reveló una serie de abusos sexuales reiterados contra niños en la diócesis de Cloyne, en el Sur de Irlanda.

Según se desprende de la investigación, altos prelados de la Iglesia han intentado encubrir los abusos de 19 sacerdotes contra niños, desde 1996 hasta febrero de 2009.

El obispo John Magee ocultó información a la policía y a las autoridades sanitarias. Magee fue secretario privado de tres papas (Pablo VI, Juan Pablo I -a quien encontró muerto- y Juan Pablo II).

La reacción del gobierno al informe fue de una dureza sin precedentes: el primer ministro Kenny sostuvo que el informe “ponía en evidencia el intento del Vaticano de bloquear una investigación en un Estado soberano”, además de afirmar que la investigación oficial demostraba “la disfunción, la desconexión, el elitismo y el narcisismo que dominan la cultura del Vaticano.

La violación y la tortura de niños fueron minimizados para sostener la supremacía de las instituciones, su poder y su reputación”, concluyó.

La Santa Sede respondió ayer retirando su embajador.

No se descarta una respuesta oficial desde el papado a las afirmaciones del gobierno de Dublín.

.