Bachar saca los tanques (25 04 11)

Posted on 26 abril, 2011 | Deja un comentario

El régimen sirio agudiza la fuerza represiva al sentirse acorralado

Barack Obama condenó la represión y congelaría cuentas de la clase dirigente siria 

.

 

.

DAMASCO.- Las idas y vueltas del presidente sirio, Bachar el Assad, han terminado por decantarse hacia un aumento en la capacidad represiva de las fuerzas de seguridad del régimen contra la espiral creciente de movilizaciones demandando mayor libertad y democratización política.

La protesta popular que se inició el 18 de marzo pasado, tanto en la capital como en las principales ciudades del sur del país, tuvo una respuesta dura del gobierno en un primer momento, y el presidente se dirigió al Parlamento (una instancia colegiada nombrada por el Poder Ejecutivo, con nula capacidad representativa) y manifestó que no toleraría “desmanes” públicos, los que adjudicó a la “injerencia terrorista externa”.

Pero luego la cúpula gobernante que rodea a El Assad pareció cambiar de estrategia y conceder algunos puntos de las demandas populares, en un camino negociador. Así, el jueves pasado se procedió a derogar el “estado de emergencia” que llevaba vigente casi medio siglo, y que había sido la principal herramienta de la dictadura para sostenerse en el gobierno.

También se disolvió el tribunal especial encargado de juzgar a los presos políticos.

A pesar de estas medidas medianamente renovadoras, las movilizaciones no cesaron, por el contrario, parecieron aumentar en número y en el tenor de los reclamos, que ya apuntan directamente al recambio del régimen autocrático dominado por la familia Assad y sus parientes religiosos, la secta alauí, una confesión chiíta muy minoritaria en un país de mayoría saudita.

Frente a ello, en un nuevo cambio en la orientación de las medidas para administrar la protesta, y que refleja el grado de aislamiento del régimen, Bachar el Assad ha vuelto a la mano dura y ha enviado a reprimir, inclusive con unidades artilladas, las movilizaciones populares.

En la víspera, columnas enteras de soldados sirios hicieron frente en Damasco y en Deraa a las marchas multitudinarias, abriendo fuego con balas de plomo, apoyados por tanques, requisas casa por casa, y francotiradores apostados en los techos.

Al menos 11 muertos cayeron en la refriega de disparos indiscriminados contra la población civil. Es muy posible que el número de víctimas haya sido mayor, pero ante la difusión de imágenes atroces de la represión, el régimen sirio ha prohibido a los medios internacionales y locales cubrir las protestas e ingresar en las ciudades más convulsas.

Grupos de derechos humanos estiman que más de 350 personas han muerto desde que llegó la revuelta árabe a Siria.

Bombardeo aliado sobre Trípoli

TRÍPOLI.- En una acción ofensiva que traduce sobre el escenario bélico libio las últimas posiciones de los jefes de gobierno involucrados en la intervención, aviones de la Alianza Atlántica (OTAN) atacaron instalaciones del complejo edilicio donde asienta su gobierno el coronel Muhammar el Khaddafi, en el centro de la capital, Trípoli.

Las acciones de protección de civiles parecen quedar relegadas, y el objetivo de la caída del dictador surge como una prioridad.

El complejo Bab al Azizia, una de las sedes de las oficinas del dictador libio, fue parcialmente destruido por dos misiles aliados, mientras las tropas oficiales volvieron a cargar sobre Misrata.

Los rebeldes, por su parte, denunciaron ayer que Khaddafi planea un ataque a la ciudad oriental de Bengasi desde Egipto. La guerra, en definitiva, sigue empantanada.

.

en Twitter:   @nspecchia

.