Asume Ollanta Humala y desprecia la Constitución de 1993 (29 07 11)

Posted on 28 julio, 2011 | Deja un comentario

Perú inaugura un gobierno moderado en un acto polémico

Ollanta Humala provoca a la oposición al jurar por la Constitución de 1979  

.

.

LIMA.- El líder nacionalista Ollanta Humala asumió ayer la Presidencia del Perú y dio inicio a una nueva etapa en el país andino, a la que definió como un tiempo donde el crecimiento se pondrá al servicio del equilibrio social.

Perú ha experimentado una larga bonanza económica, con aumento del producto bruto interno, inflación controlada y acumulación de reservas; sin embargo, esta mejoría en los índices macroeconómicos no han tenido un reflejo en la disminución de la pobreza, que sigue manteniéndose en un 30 por ciento de la población peruana.

Este punto ha sido central en toda la campaña política del flamante presidente, aunque en los tramos finales haya atemperado las aristas más radicales de su discurso, y frente a la segunda vuelta electoral, donde confrontó con la candidata populista Keiko Fujimori, accedió a negociar sus iniciativas con sectores de centroderecha y liberales.

Finalmente, estos sectores fueron determinantes para que Humala ganara el ballotage, pero impusieron al programa del nuevo gobierno moderación y compromiso de continuidad con las principales líneas del modelo económico vigente.

Esta exigencia continuista quedó plasmada en la última semana, cuando el presidente electo hizo públicos los nombres de las principales figuras con las que integrará su gabinete, en el cual destacan actuales funcionarios de la gestión saliente de Alan García, como también funcionarios cercanos a los equipos técnicos del ex presidente Alejandro Toledo.

El apoyo del partido de Toledo ha sido vital para asegurar la gobernabilidad de la nueva gestión, y le permitirá al presidente Humala contar con el respaldo de las mayorías legislativas imprescindibles para las reformas que planea implementar desde el Ejecutivo.

Precisamente a estas medidas le dedicó su discurso de asunción, tras recibir los atributos presidenciales de manos del presidente del Congreso. En una alocución centrada en su programa, Humala se comprometió a atender a ese tercio de la población que sigue viviendo bajo la línea de pobreza, “dedicaré mis energías a borrar de nuestra historia el lacerante rostro de la pobreza y la exclusión”, afirmó.

Volvió a repetir que mantendrá “una economía de mercado abierta al mundo”, pero con inclusión social, y actuando de inmediato sobre la coyuntura, anunció un aumento del salario mínimo del orden del 25 por ciento, y la puesta en marcha de programas de asistencia a niños y a personas mayores de 65 años en situación de pobreza.

Un polémico incidente alteró la toma de posesión, al decidir Humala jurar por “el espíritu, los principios y los valores” de la Constitución de 1979, haciendo explícito que no lo hacía por la reformada por Alberto Fujimori en 1993, aprobada luego del autogolpe que habilitó uno de los períodos más oscuros de la historia reciente.

Los diputados leales al ex mandatario populista protestaron a viva voz por el gesto, aunque éste no tiene más valor que el simbólico.

.