Breve reseña sobre el Movimiento al Socialismo.

gran_refundacion-boliviana-franz-chavez

Por Patricio Bastos

El Movimiento al Socialismo (MAS) boliviano tiene sus orígenes a mediados de la década de los 80 a causa de las profundas transformaciones orquestadas por el gobierno de marcado tinte liberal de Victor Paz Estenssoro. Estas consistieron principalmente en el pase de una economía mixta con gran presencia del Estado a una economía regida exclusivamente por las reglas del mercado. Esto significó que miles de obreros perdieran sus fuentes de trabajo ante el cierre de las empresas para las cuales trabajaban, como la Corporación Minera de Bolivia. Buena parte de estos nuevos desempleados tuvieron que migrar y muchos de ellos se asentaron en la región del Chapare y el trópico de Cochabamba en búsqueda de un nuevo modo de subsistencia: el cultivo de la hoja de coca. Esto trajo muchas polémicas que enfrentó a los campesinos con el gobierno central. El problema radicaba en los supuestos usos que se le podían dar a la hoja de coca, entre ellos la producción de cocaína, principal preocupación de los Estados Unidos cuya influencia fue usada sobre el gobierno de La Paz a fines de que este interviniera y erradicara de la zona este tipo de cultivo. Hay un pequeño detalle aquí y es que este cultivo es el que mayor rentabilidad deja a los campesinos del lugar con lo cual su erradicación aparece como imposible, teniendo en cuenta que no se propusieron alternativas mejores.

Es así que los campesinos empiezan a organizarse en movimientos para defender sus derechos y su modo de vida, de aquí  emerge la figura más visible del Movimiento al Socialismo, Juan Evo Morales Ayma. A diferencia del resto de los partidos bolivianos este fue creado principalmente por la militancia de sus bases que encontraron en la movilización política y otras formas no convencionales de participación el único medio posible para ser atendidos en sus demandas.

Para ello hicieron uso de todos los medios que tuvieron a su alcance, la huelga, el corte de las vías de comunicación, el enfrentamiento directo con las fuerzas policiales y militares y en la década de 2000 el acceso al parlamento y posteriormente al ejercicio de la Presidencia de la Nación.

Este movimiento, a diferencia de las viejas izquierdas de la región, no busca la desintegración del Estado ni está en contra del sistema democrático pues lo que propone es una inclusión activa de la población en el juego democrático, algo bastante razonable teniendo en cuenta el carácter elitista de la política en Bolivia. Sus principales argumentos son el control por parte del Estado de los recursos naturales, servicios públicos para toda la población y reversión de los procesos de privatización.

Otra característica  fundamental del MAS es su componente esencialmente indígena algo bastante inusual y paradójico en un país donde a pesar de ser numéricamente la mayoría  recién en 1952 con la Revolución Nacional obtuvieron la ciudadanía y el derecho a sufragar.

El MAS se convirtió en Bolivia en el principal opositor a las políticas neoliberales que tanto perjuicio significaban para la mayoría de la población. Su fortaleza fue creciendo a medida que transcurrían los años 90 y adquirió una dimensión mucho mayor a principios de 2000 con los descalabros políticos y la falta de capacidad de gestión de las elites tradicionales.

En 2002 los indígenas coparon un tercio del parlamento. En la actualidad la cámara de senadores cuenta con 8 bancas para el MAS, sobre 27 posibles, y la de diputados con 27 sobre 130[1], existiendo una gran pluralidad de partidos en esta última.

Dentro de sus principales logros se puede contar el elevado porcentaje de votos con que Evo Morales llega  a la presidencia, el 53%, en un país donde usualmente los candidatos no superaban el 35%. Este porcentaje se ha ido incrementando en las sucesivas elecciones, a pesar del creciente grado de conflictividad política que ha llegado incluso a interrogarse sobre la viabilidad del Estado boliviano ante la presencia de grupos separatistas en el oriente del país.

Las principales iniciativas del MAS en el gobierno han sido la renegociación de términos con las empresas multinacionales encargadas de la explotación de los hidrocarburos y el impulso a una nueva constitución en donde se reconoce entre otras cosas la plurinacionalidad del Estado y la propiedad inalienable e imprescriptible del pueblo boliviano sobre los hidrocarburos, perteneciendo al Estado los ingresos que estos generen de su comercialización.

Bibliografía:

Le monde diplomatique Bolivia, una revolución social democrática. Walter Chávez Noviembre 2003, Número 53

Le monde diplomatique Bolivia, Ignacio Ramonet. Noviembre 2003. Número 53.

Le monde diplomatique. Refundar la república en Bolivia. Álvaro García Linera y Pablo Stefanoni  Agosto 2004. Número 62.

Le monde diplomatique. Indígenas a las puertas del poder. Maurice Lemoine.  Noviembre 2005. Número 77


[1] http://geography.about.com/library/cia/blcbolivia.htm