Relaciones bilaterales Bolivia-Estados Unidos, bienio 2008/2009. Evolución de los acontecimientos políticos-sociales y diplomáticos

Evo_Morales_Barack_Obama

Por María de los Ángeles Lasa

En el año en curso, las relaciones bilaterales entre Bolivia y los Estados Unidos cumplen 157 años. A lo largo de ellos, la “hegemonía” norteamericana ha sido indiscutible y, si bien aún hoy la asimetría de poder entre ambos países es inconmensurable, desde 2008 –particularmente– la relación bilateral Estados Unidos-Bolivia ha sido por demás compleja.

El origen de la tensión en cuestión, debe rastrarse en el primer semestre del año pasado. Por entonces, en los departamentos bolivianos de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, se realizó en varias etapas un referéndum para aprobar o rechazar un Estatuto de Autonomía para cada uno de los cuatro departamentos en cuestión. El primer referéndum comenzó el 4 de mayo de 2008 en el Departamento de Santa Cruz y en el mes de junio se llevaron adelante en los departamentos restantes. Ante una respuesta arrasadora del “sí” en favor de la autonomía (llegando en algunos departamentos a cifras superiores al 80%), el Presidente Evo Morales denunció la ilegalidad de la consulta y, mediante la promulgación de una ley aprobada por ambas cámaras de Legislativo boliviano, llamó a una referéndum revocatorio de mandatos (del propio, del mandato del Vicepresidente y del de ocho de nueve Prefectos departamentales).

El referéndum revocatorio se celebró el 10 de agosto de 2008, y todos los mandatos fueron confirmados excepto los de los Prefectos opositores de La Paz y Cochabamba. Nueve días después, los Prefectos (también opositores) de los departamentos de la Media Luna y Chuquisaca, llamaron a un “paro cívico” por tiempo indeterminado, bloquearon las rutas del país y amenazaron con que interrumpirían el suministro de gas a Argentina y Brasil. El Presidente Morales los acusó de querer llevar adelante un “golpe de Estado cívico”. Esto generó una situación de mucha tensión en el país mediterráneo, y en varios lugares se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

En este marco de gran conflicto, el 26 de agosto se difundió la noticia de que el Embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, se había reunido en secreto con el Prefecto de Santa Cruz y uno de los líderes del paro, Rubén Costas, hecho que llevó a una protesta formal del gobierno boliviano exigiendo al gobierno del Presidente George W. Bush mantenerse al margen en el conflicto. Ante esta misiva, el embajador Goldberg explicó que la reunión no había sido secreta y que en la misma solamente había facilitado cooperación para las Olimpiadas Especiales y para la Expoteleinfo.

Durante el mes de septiembre, el conflicto recrudeció y los opositores radicalizaron los bloqueos de rutas, hecho que dejó sin gas licuado y diesel a varias poblaciones de los departamentos de Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca. En Pando, por su parte, dirigentes cívicos saquearon una avioneta y golpearon a un periodista. Igualmente, se comprometió el envío de gas a Brasil y la Argentina y, para agravar la dimensión internacional del conflicto, se le sumó una declaración de Morales acusando a la Embajada de Estados Unidos en Bolivia de apoyar a grupos violentos de la oposición. Días más tarde de esta declaración, el 11 de septiembre de 2008 precisamente, Evo Morales declara al Embajador Goldberg “persona non grata” por incitar la violencia en Bolivia y le pide que abandone el país. Al día siguiente, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack, calificó la expulsión como “un grave error que ha dañado seriamente la relación bilateral”. Asimismo, negó que el Embajador Goldberg incitara la violencia en el país latinoamericano, consideró dicha acusación “sin fundamento” y comunicó que Gustavo Guzmán, Embajador boliviano en Washington, también había sido declarado “persona non grata” y se le pedía que abandonara el país.

Después de este incidente diplomático, durante los tres meses siguientes, se sucedieron los acontecimientos que a continuación se refieren.

– En el mes de septiembre:

* Bolivia perdió el apoyo de dos congresistas norteamericanos para lograr la ampliación de las preferencias arancelarias que Estados Unidos brinda en el marco de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de Droga.

* En declaraciones a la prensa, el Embajador Goldberg negó personalmente querer socavar la autoridad del Presidente boliviano y pretender dividir al país incitando a la violencia.

* El 22 de septiembre, la Embajada de Estados Unidos, autorizó la partida de los ciudadanos estadounidenses de Bolivia y sugirió evitar viajes en el territorio y zonas, conflictivas en las que se prevén disturbios.

* Debido a las conflictivas relaciones, Estados Unidos reduce en más de US$ 26 millones la cooperación económica en la lucha antidrogas. El Gobierno Boliviano responde que dicho recorte será subsanado con recursos internos y con la cooperación de Rusia.

* Hacia fines de mes, Washington denuncia a Bolivia. Según Estados Unidos, en los doce meses anteriores, el país sudamericano no cooperó en la lucha contra el narcotráfico y entró en la lista negra donde están Venezuela y Birmania como principales países de elaboración y tránsito de drogas.

* En Nueva York, en la sede de las Naciones Unidas, Evo Morales denuncia a Estados Unidos de haberse entrometido en los asuntos internos de su Estado. A su vez, reitera que el ex Embajador Philip Goldberg, conspiraba contra el país.

* Después del episodio acaecido en Nueva York, George Bush tomó la decisión de suspender la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de Droga (ATPDEA por sus siglas en inglés) y la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (ATPA) para Bolivia. Ante esto, inmediatamente, La Paz solicitó a Estados Unidos “rectificar” su decisión, aunque el presidente Evo Morales se comprometió a encontrar nuevos mercados para esos productos. Por su parte, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, lamentó que el presidente Bush propusiera suspender las preferencias arancelarias para Bolivia, al considerar que de concretarse esa medida “se dañaría gravemente” a pequeños empresarios del país andino. Pero mientras Insulza hacía este anuncio, Morales volvía a reiterar que su país estaba preparado para enfrentar esa medida.

– En el mes de octubre:

* Bolivia junto a Venezuela y Ecuador, critican a Estados Unidos por ser responsable de la crisis financiera internacional. A inicios de mes, igualmente, los empresarios bolivianos se muestran alarmados ya que Bolivia podría perder no sólo la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de Drogas, sino también el Sistema generalizado de Preferencias (SGP). Paradójicamente, a los pocos días, el Senado de Estados Unidos aprueba la ATPDEA por seis meses para Bolivia, pero sin contar aún con la aprobación de la Cámara de Representantes.

* Después del “gesto” estadounidense, Bolivia anuncia, en la voz de su Canciller David Choquehuanca, que pretende revisar sus relaciones con Estados Unidos, y que tal revisión incluye la negociación de un acuerdo comercial.

* Ante la proximidad de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el Gobierno boliviano anunció que definirá su relación diplomática y de cooperación con este país una vez que se posesione la nueva administración gubernamental.

* Ante el recorte de ingresos generados por la ATPDEA, el Presidente venezolano Hugo Chávez, se ofreció a reemplazar o superar dichos ingresos para evitar que en Bolivia se genere desempleo. Poco tiempo después, Bush promulga la ATPDEA para los países andinos (Colombia, Ecuador y Perú), pero deja a Bolivia en suspenso, razón por la cual las exportaciones con arancel cero a ese país se paralizan.

* En respuesta al episodio referido con anterioridad, Bolivia y Venezuela crean un convenio que establece que la empresa estatal Suministros Industriales Venezolanos comprará la totalidad de la producción que se enviaba a Estados Unidos bajo la ATPDEA.

* Hacia fines de mes, el gobierno boliviano anuncia que desea mantener una relación armoniosa con los Estados Unidos tras los impasses diplomáticos.

– En el mes de noviembre:

* El presidente Evo Morales suspende las operaciones de la DEA (Agencia Anti-Drogas por sus siglas en inglés) en Bolivia, pero aún afirma querer mejorar las relaciones con Estados Unidos.

* Después del triunfo del demócrata Barack Obama, Morales denuncia que la Agencia Estadounidense Antidrogas encubrió al narcotráfico en Bolivia, y es su deseo hacérselo saber al nuevo presidente electo. La respuesta de Washington es a través del Departamento de Estado, que califica de “absurdas” las acusaciones realizadas por el presidente boliviano y afirma que si el gobierno boliviano decide cortar sus las relaciones de trabajo con Estados Unidos en relación a los antinarcóticos, eso únicamente afectará a el pueblo boliviano.

* En un viaje a España, el canciller boliviano se refiere a las relaciones entre su país y los Estados Unidos con los EEUU, y anuncia su deseo por mantener una mejor relación con la nueva administración que se encuentra encabezada con Barack Obama.

* A los pocos días, Morales “ataca” a Estados Unidos acusándolo de alentar la formación de un bloque de organizaciones políticas de derecha para hacerle frente en las elecciones del 2009.

* En el día de “Acción de Gracias”, Bush concreta con firma y fecha la suspensión de las preferencias arancelarias para Bolivia.

Después de los acontecimientos referidos, el 9 de marzo de 2009, el Presidente Morales declaró “persona non grata” al segundo Secretario de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia Francisco Martínez, y la Cancillería le dio 72 horas de plazo para abandonar el país. Martínez, como hemos referido ya, siguió los pasos de Philip Goldberg (Embajador) y de la DEA, todos acusados de conspirar contra el gobierno boliviano. Para el 12 del mismo mes, Washington dijo estar “revisando” las relaciones con Bolivia porque, presumiblemente, se “complicarían”.

Afortunadamente, después de tantos “malentendidos”, las negociaciones entre Estados Unidos y Bolivia dieron sus frutos. En efecto, el 8 de abril, Estados Unidos confirmaba que continuaría apoyando la lucha antidroga en el país con un aporte de 26 millones de dólares en 2009. Se trata del primer fruto de la negociación diplomática iniciada semanas atrás con el objetivo de “reconstruir” las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos.

Los últimos acontecimientos de esta agitada relación se han registrado en la V Cumbre de las Américas, donde Morales pidió a Obama que se pronuncie contra el terrorismo en Bolivia (por un atentado que se registró en Santa Cruz el 16 de abril de 2009), ya que aseguró tener pruebas de que detrás de las conspiraciones en su contra está la mano de diplomáticos norteamericanos; y el 3 de mayo próximo pasado, cuando el ex Presidente estadounidense Jimmy Carter, de visita en Santa Cruz, indicó que en apenas un mes, la Casa Blanca podría nombrar a un nuevo Embajador en el país andino.